Este hotel boutique situado a unos 6 km fuera de Marrakech ,esta alojado entre grandes campos de rosas, olivos y plantas en flor, en un gran jardín impresionante, donde podrás inhalar fragancias cítricas y de rosas continuamente.

Es uno de los más especiales que conozco en términos de diseño. Su estilo es una mezcla característica de la Provence y de Marrakech con un especial aire country e inspirado en una arquitectura orgánica, con una sensibilidad tradicional y técnicas ancestrales. Se encuentran multitud de puertas vintage marroquíes expuestas por todo el Hotel, muchas de ellas restauradas y que su dueño colecciona.

 

Las habitaciones de gran tamaño están decoradas con muebles marroquíes hechos a mano con una estética contemporánea. En ellas hay una sala de estar, así como un área para dormir y algunas habitaciones tienen una chimenea. Cada habitación tiene una terraza para el descanso privado. Flores cortadas y frescas se colocan cada día por toda la habitación y el baño. Ellas está impecablemente limpias. Los artículos de tocador son fragantes y muy puros y transmiten una sensación de bienestar.

El desayuno se sirve en el jardín bajo una floreciente vegetación. Es un desayuno marroquí completo incluyendo panes recién horneados, crepes, fruta fresca y zumo de naranja recién exprimido. El almuerzo es un menú más ligero a menos que decidas comer junto a la piscina en la zona cerca del spa. La cena se sirve en una tienda de campaña o en el mismo patio como el desayuno. Hay dos piscinas muy grandes, sin embargo, uno es sólo para los huéspedes del hotel que ofrecen privacidad. El agua es fresca y proviene de manantiales subterráneos y es muy cristalina.

El spa sigue la misma estética tradicional de el hotel. Puedes disfrutar de un baño turco, o masaje y con la oportunidad de elegir entre una variedad de aceites esenciales, y bañarte en una cama de mármol caliente cubierto de hierbas y flores donde te sirven té a la menta.

Si estas buscando una escapada exótica o un santuario para la relajación es el lugar perfecto. Además es fácil ir y venir a la ciudad si así lo deseas, aunque realmente te sientes en el verdadero Marruecos, si decides permanecer en el mágico lugar.

Todo el espacio esta muy bien atendido por un excelente personal que está disponible en todo momento para asegurar tu comodidad.

Un lugar en el que noche tras noche se encienden cientos de velas creando una atmosfera mágica