La puerta del Riad El Fenn se abre hacia un lugar laberíntico, exótico  y mágico de veintidos habitaciones, a las cuales se accede desde sus patios interiores iluminados con una perfecta luz tenue y con su fuente de mármol con multitud de pétalos rosas.

Su sereno y sombreado patio al aire libre cuenta con dos piscinas de mármol de Carrara además de una tercera piscina más en su rooftop y de una zona de estilo bereber con haima y con vistas panorámicas a las montañas del Atlas y la Mezquita de Koutoubia. También cuenta con un pequeño spa en este patio.

En el Fenn también se pueden tomar diferentes tratamientos, además del baño turco, hamman y diferentes masajes.

El Fenn también cuenta con un mini cine, una zona de comedor, jardín vertical, solárium, zona de lectura, biblioteca, boutique, colchonetas para yoga y Wi-Fi gratuito en todo el área.

El Fenn es un espacio perfectamente decorado con fuertes y atrevidos colores, con maravillosas piezas de diseño y multitud de texturas, lo que sin duda proporciona una gran puesta en escena además de una gran dosis creativa. Sus habitaciones la mayoría son bastante espaciosas y con una decoración muy chic.

El Riad tiene gran cantidad de detalles de buen gusto y muy seleccionados, en todas sus estancias y que poco a poco vas descubriendo.

En el interior de este Hotel Boutique se exhiben piezas de arte de Bridget Riley, Antony Gormley, Frances Upritchard o Fiona Rae entre otros muchos.

Cuenta con una pequeña tienda donde se pueden adquirir una variedad de artículos y piezas marroquíes como babuchas, cerámicas y ropa, todo ello súper especial.

El Fenn es un lugar totalmente recomendable para una escapada romántica¡¡

 

el Fenn Marrakech