” Introducirte en la gastronomía de Marruecos es adentrarte en su cultura, su historia, sus tradiciones más arraigadas y su patrimonio espiritual, donde la combinación es la clave para conseguir sabores suaves, agridulces, ligeros o extremos y todo ello con un gran atractivo visual y de diversidad de colores”

Como pienso que es una parte muy importante del viaje, a continuación te sugiero los 10 platos que no te puedes perder.

 

1. CUSCÚS

El cuscús (semilla de sémola de trigo) cocido y acompañado de verduras, carne de cordero, ternera o pollo, es uno de los platos más tradicionales, la mayoría de las familias tienden a comerlo cada viernes, por ser el día más especial de la semana. Hay muchos tipos de cuscús, los podrás encontrar con carne y verduras, con carne agridulce, con carne y cebolla endulzada, con pollo o con pavo. Se pueden preparar con multitud de ingredientes, pasas, legumbres, azafrán, jengibre, etc. pero os aconsejo, en especial si viajáis durante el verano que probéis, el cuscús saykout, con leche batida y mantequilla, que se sirve fresquito.

2. TAJINE

El Tajín es otro de los platos que encontraréis por todos lugares. Al igual que el cuscús, podréis comerlo a un precio bastante económico en cualquier restaurante. Esta delicia debe su nombre al recipiente en el que se prepara, una cazuela de barro con una tapa en forma de cono, y hay diferentes variedades entre los que destacaría el Tajine de Cordero con legumbres, almendras y ciruelas, aderezado con canela o azafrán, y el Tajine de Pollo, con limón, aceitunas y una salsa de tomate picante muy especiada y El Tajine de Pescado para el cual se prepara previamente la chermoula, que es una mezcla de cilantro, perejil, ajo, sal y especias amalgamada con aceite de oliva y unas gotas de vinagre o zumo de limón, viene a ser como una maceración y a mi personalmente es el que más me gusta.

3. PASTILLA

La Pastilla o Bástela también es un plato típico en Marruecos, aunque también puedes encontrarlo en la comida argelina o tunecina. Es un plato muy elaborado, con varias capas de hojaldre rellenas de láminas de carne de pollo, intercaladas con pasta de almendra, todo ello horneado y aderezado con canela y azúcar glas.

Además de la de pollo con almendras, también puedes probarla de otra carne o pescado, y con cualquier fruto seco. Puede parecer que eso de mezclar pollo guisado con azúcar y canela es un poco raro, pero es sorprendente y delicioso. Os recomiendo la de almendra y pistacho, esta deliciosa y la mezcla es espectacular.

4. BISSARA

La bissara es tan popular en Marruecos que se encuentra incluso en sus refranes, se suele decir: “es tan pobre que sólo come bissara”, ya que es un plato muy sencillo, pero la verdad es que esta buenisimo. Es un simple puré de habas con un chorro de aceite de oliva y espolvoreado con pimentón dulce y comino. Si os gusta el sabor ácido también se puede rociar con un  chorro de limón. A mi personalmente me gusta más. Se sirve muy calentito y en muchos sitios te lo encontraras en el desayuno o como acompañamiento.

 5. HARIRA

La Harira es la sopa marroquí por excelencia. Se trata de un plato contundente que mezcla a la perfección carne de cordero o ternera, legumbres, verduras y tomate, condimentada con pimienta negra, cilantro y jengibre, y se suele acompañar con dátiles. Junto al cuscús, es uno de los platos más representativos de Marruecos. Aunque la Harira puede tomarse en cualquier momento, es típica del mes sagrado de Ramadán. El día antes de preparar la Harira, se prepara la “Taduira”, que es una masa líquida levada que sirve para espesar la sopa.

6. KEFTA

Kefta es carne picada aderezada con piñones, cebolla, ajo, perejil, pimentón picante, cominos y aceite de oliva, que se sirve de diferentes formas y todas están buenísimas. La podrás encontrar tipo pincho o en kebab acompañada de queso que encontraréis en cualquier sitio, pero en los restaurantes suelen prepararla como albóndigas con tomate y huevos fritos, acompañadas de una ensalada, salsa de yogurt o de una salsa picante, Se hornean en hornos de leña, pero también se cocinan a la plancha o barbacoa.

7. TOUAJEN Y HOUT

Si prefieres sabores más intensos, te gustara el touajen, un estofado de carne de cordero o pollo en escabeche, que también se puede hacer con pescado, pero en este caso se llama Hout.

8. ZAALOUK DE BERENJENAS

El Zaalouk de berenjenas es una de las tan típicas y riquísimas ensaladas de Marruecos, especialmente de la ciudad de Fez, y también se conoce como caviar de berenjenas. El plato consiste en berenjena hervida y cocinada con un sofrito de tomate y ajo, condimentado con cominos, pimentón rojo dulce y zumo de limón. Todo esto se deja enfriar y se añaden aceitunas negras, cilantro picado, aceite de oliva y sal. Es una elaboración típica de la cocina marroquí que se degusta muy fría. Este plato es ideal para tomar como aperitivo junto con otros mezzes, como el humus o o el mutabal y siempre con el pan marroquí.

9. MÉCHOUI

El méchoui o meshwi es cordero entero asado lentamente en un horno de tierra hasta que la carne se desprenda fácilmente con las manos, y que se sirve acompañado con cuscús, almendras y ciruelas todo ello aderezado con sal y comino. Realmente es un plato muy jugoso. A veces usan aceite de argan para aderezarlo con su sabor afrutado que le da un punto especial. Por si aun no lo conoces, el aceite de argán es un producto clave para los marroquíes. Durante muchos años ha sido utilizado por los bereberes para fines medicinales, culinarios e incluso como producto de belleza.

10. DJAJA MAHAMARA

Mi ultima recomendación es el pollo estofado con pasas, uvas, sémola y almendras,que tampoco debéis dejar de probar.

POSTRES

Los dulces y postres son también increíblemente ricos, como el famoso kaab, el ghzal o cuerno de gacela, que suelen ofrecerte junto con té verde como símbolo de hospitalidad.