En los años 60… Taghazout se convirtió en inspiración para muchos viajeros y artistas hippies, incluyendo a Jimmy Hendrix y los Rolling Stones, que estaban en busca de un estilo de vida más sencillo y más satisfactorio. Ellos también contribuyeron a convertir este movimiento en un símbolo y con unas raíces muy humildes en Taghazout;

Este pasado mes de diciembre abrió sus puertas Munga Guesthouse es un pequeño hotel boutique o casa de huéspedes muy “cool” situada en Taghazout, este antiguo pueblo bereber, en la región de Souss Massa Drâa, muy cerca de Agadir. fue originalmente un lugar donde los pescadores que vivían en la zona utilizaban para almacenar su equipo de pesca.  Hoy en día Taghazout es conocido por sus olas y atrae a los surfistas de todo el mundo. Se ha convertido en un refugio multicultural con residentes de todo el mundo.  Además de practicar surf, Taghazout ofrece una variedad de actividades como pesca, kite surf, pádel, golf, esquiar en las dunas, paseos a caballo, aventuras de camello y largos paseos por la playa.

Munga ha sido construido con materiales locales, sus habitaciones tienen entre 45 metros cuadrados y 55 metros cuadrados. Consta de 15 habitaciones todas diferentes y con un diseño único, todas ellas son un espacio perfecto para relajarse, disfrutar y explorar el pueblo de Taghazout y sus hermosos alrededores. Cada habitación está decorada con gran gusto y han utilizado arte y mobiliario realizado con materiales de origen local. La madera recuperada está por todas partes, en sus mesas, camas, pilares e incluso puertas.

 Además del soleado clima en Munga, podrás disfrutar de sus preciosas terrazas, con vistas al mar, de su biblioteca, salones de té y espacios abiertos. Munga Guesthouse, es un hotel que ha sido tratado con un “diseño muy natural”, donde los materiales nobles son la esencia de todo el espacio.

En sus habitaciones podrás encontrar, camas suspendidas desde la cual se puede divisar el mar y diferentes temáticas en su decoración, de inspiración sahariana, del pasado medieval y del sur de Marruecos, llegando a tratar también temáticas de las tierras de los Tuaregs, los Dogons y Tombuctú, todas ellas antiguas civilizaciones saharianas y mezclado con el arte único de Malí.

En Munga gran parte del arte, mobiliario y postes se han realizado a mano a partir de troncos de madera recuperados. Durante más de una década, los creadores de la casa de huéspedes recolectaron madera de la playa y  también la sacaron de los ríos.

La mayoría de las habitaciones cuentan con un balcón y terraza con una vista panorámica a la playa, la cual tiene a sus pies y además está situado muy céntrico de la plaza de la ciudad y cerca de varios restaurantes y cafés.

Un nuevo lugar muy “COOL” para relajarse y disfrutar del mar en Taghazout.

 Fotos vía: mungaguesthouse.com